La modelo que cambió las pasarelas por el ring.

Mónica Henao, modelo y boxeadora profesional, nacida en Vista Hermosa, Meta, es nuestra invitada en esta oportunidad en Contadores de Historias.

El mundo del boxeo colombiano colisionó con el salto de Mónica al ring, muchos no podían creer y aun no creen que la bella modelo pudiese dar un buen golpe.

Pero hoy, con algunas peleas disputadas a nivel nacional y con un nombre construido en menos tiempo del acostumbrado, la además ex participante de Desafío Súper Humanos 2018, ha sorprendido.

Aunque el viernes pasado no logró vencer en la pelea disputada en el Palacio de Combates Sugar Baby Rojas contra la barranquillera Jenifer Rodríguez, quien por decisión dividida se quedó con el fajín nacional ligero, ella sigue su carrera y continuará dando golpes para conquistar sus sueños y así saciar su sed de triunfo y alcanzar algún día no muy lejano un título mundial.

CDH: ¿Qué es mejor para ti, ser boxeadora o modelo?

MH: “Creo que las dos, en las dos me desenvuelvo muy bien, el modelaje lo conocí a los 17 años cuando salí del colegio, termina uno su bachillerato y no sabe uno que rumbo coger, gracias al baloncesto tuve una buena estatura y eso me sirvió, me enamoré de esa linda carrera, porque hace sacar toda la feminidad de la mujer, su vanidad, te sientes sexi. El modelaje te hace sentir diferente. Desde que empecé la carrera me enamoré de ella, dejé a un lado el deporte para realizarla. pero luego conocí este hermoso deporte, bien rudo pero muy lindo porque me exige como deportista y en cada pelea es una experiencia más, es algo que he sabido llevar a la par porque son mi pasión”.

CDH: En este deporte hay estereotipos, por ejemplo, se cree que las mujeres que se suben al ring son rudas, son machos, ¿crees que aplica en ti?

MH: “No, para nada, he intentado hacer pesas, ahora mismo entramos a la parte física y un poco más de pesas para verme más ruda, porque tengo ese cuerpito de modelo delgada, lisa, y he trabajado un poco más, no para llegar a ser la “machorra fuerte” pero sí un poco más de musculo por contrarrestar la parte de la fuerza. Los músculos no dan la fuerza, pero quiero verme un poco más fuerte antes mis rivales”.

CDH: ¿Qué despierta Mónica en sus contrincantes por ser una boxeadora diferente?

MH: “Yo creo un morbo en mis contrincantes por venir de una pasarela, fotografías, entonces todas me quieren dañar la cara y verme en el piso, cuando ellas me golpean hasta las entiendo, si no me pegan pierden”.

CDH: ¿A dónde quiere llegar Mónica Henao?

MH: “Quiero ser campeona mundial en las 135 libras y si Dios me da vida y salud poder ser campeona en las 130 libras”.

CDH: ¿Cuál es el legado que quieres dejar? 

MH: “Quiero inspirar a las mujeres, no somos un sexo débil, si luchamos por nuestros sueños, por ese anhelito que tienes en el corazón de querer ser modelo, futbolista, presentadora, boxeadora, lo que sea, puedes hacerlo. Quiero inspirar a esas mujeres que quizá están oprimidas por sus maridos, familias por el mundo entero. Sea como sea tu cuerpo o tú, eres bendecida, porque Dios te dio una cabeza pensante y un corazón limpio para Él, lo tenemos todo y hasta más para comernos este mundo, somo el sexo fuerte porque somos las que damos vida”.

Mónica Henao, modelo y boxeadora profesional.

Apoyo incondicional

MH: “Mi novio se porta super bien, él ha sido mi apoyo y sustento en esto, gracias a él y a mi madre, y mi entrenador yo estoy donde estoy. Porque ellos han sido mi apoyo desde el momento en que yo dejé el modelaje, en donde ganaba muy bien, ellos me apoyaron mucho. Porque en este deporte y más en el boxeo femenino no ganamos nada. Solo ganamos golpes”.

Mónica Henao mamá

MH: “Súper alcahueta, mi hijo Santiago tiene 5 años, es mi adoración, gracias a él estoy en el boxeo, porque luego del embarazo subí mucho de peso, y para bajarlos empecé a entrenar fuerte y mi entrenador me dijo que me veía potencial y que ya yo era una deportista y tenía la resistencia, que me daría todas sus enseñanzas y gracias a Dios así fue”.

CDH: ¿Qué se viene para Mónica?

MH: “Tengo rivales muy fuertes, de Alemania, Estados Unidos, mexicanas, que no se vienen con nada, para ellas yo soy un bocadito, ese es un paso a muchos escalones que tengo que dar para ser campeona mundial, y con el poder de Dios que pueda seguir adelante”.

CDH: ¿Qué espera la gente de ti?

MH: “Tengo mucho peso encima porque ya la gente quiere verme ganar. Yo les digo que me tengan paciencia, soy una mujer que no tuvo amateur, son contaditas las peleas que tuve, yo no caminé, sino que corrí de una vez a la profesional, no me di ese espacio de ganar la experiencia como todo el mundo. Que me tengan paciencia porque pelea tras pelea voy a adquirir la experiencia”.