José Manuel Castellón Correa, conocido como “Joselo”, es un comediante costeño destacado por su talento para improvisar e imitar voces y personajes, y por sus participaciones en programas como ‘Sabroshow’, ‘Cheverísimo’ y ‘Sábados Felices’.
‘Joselo de Colombia’ como aparece en sus redes sociales, es padre de dos niños, que se convirtieron en “un sueño hecho realidad, el anhelo más profundo de su corazón”.
José Castellón, creció en medio de necesidades económicas en el barrio El Bosque, y esas mismas necesidades le sirvieron para formar el carácter del hombre que es hoy.
“Vengo de una familia muy humilde, del Barrio “El Bosque” cuando éste estaba comenzando, de ponerme bolsas para que no se nos embarraran las piernas y parte del pantalón. Del patio de mi casa para atrás eso era monte espeso, llovía mucho, se metía el zorro chucho, la culebra, animales, ciempiés, no de esos que ahora te ven y se esconden, eran ciempiés grandes. Vengo de ver demonios, no imaginarlos, ver demonios… Mi papa nos decía, ustedes jamás se van a acostar sin comer, y cuando no había comida no nos dejaba acostar (risas)”.
En medio de la entrevista y mientras recuerda a su papá, agradeció a Dios por lo que ha recibido.
“Como no agradecerle a Dios si yo miro para atrás y mi papá era pensionado del terminal, pero salió en mala época, no aprovechó la bonanza del terminal, pero gracias a Dios nos dio estudios. Él quería que fuera médico o ingeniero, pero nada más me pagó cuarto de bachillerato, a mí me tocó pagarme décimo y undécimo.  Yo no sabía lo que era una merienda, me daban la plata estricta de los pasajes. Pasé por ayudante de latonería y pintura, recogí basura, pinté casas”.
Su esposa, Johana Ensuncho, quien desde hace más de 10 años lo ha acompañado en esta carrera de la vida, lo define como “un papá 100”. Y a él, hablar de su familia le saca lagrimas y lo pone sentimental. Su familia definitivamente es su motor.
“Mi esposa me dice que soy un papá 100, doy la vida por mis hijos, adoro a mis pelaos, yo vivo por ellos y mi esposa. A veces mi esposa me dice “duerme” y yo le digo hay que trabajar. Lucho por darles ese buen ejemplo a mis hijos, de esfuerzo, sacrificio, amor y temor a Dios. Yo soy un convencido de que hoy estoy sentado aquí por el amor, la voluntad y la misericordia de Dios”.
Joselo todos los días de su vida, pretende tener un corazón noble y sencillo. Durante la entrevista pudimos apreciarlo muy conmovido y tocado, pero ¿es fácil verlo llorar?
“Yo creo en el amor, soy hecho de amor, yo amo con facilidad, no es tan fácil llorar, pero hay cosas que cuando me tocan… (silencio).”
Joselo de Colombia se define como un generador de alegría. Le gusta ser de los que hacen reír y no de los que hacen llorar.
“Yo soy muy feliz, de hecho, soy generador de alegría, aquí en este país que es tan convulsionado, difícil, polarizado, y con tanta maldad, porque tú lo ves en redes sociales que es más la gente que ofende y está a la defensiva, en un país dónde la lágrima está ahí cerquita porque hay mucha gente haciendo daño. Yo le doy gracias a Dios porque soy de los que hace reír más no de los que hace llorar”.
Su testimonio de vida hoy es un ejemplo para muchos, junto a su esposa, ayuda a matrimonios con dificultades, llevándolos a Dios, el Dios en el que él y su familia creen, para que los restaure, así como hizo con ellos.
“Yo me desvié de su redil y experimenté cosas, le fallé a mi hogar, pero tenía que pasar, pero de resto, el Señor en su misericordia siempre estuvo conmigo. Siempre que hay pecado tienes que pasar por algo, el pecado trae consecuencias, viví y sufrí esas consecuencias, hoy te puedo decir que soy un bendecido, el señor se encarga de restituir, arrepentido de haberle fallado a mi hogar, pero de algo te sirve, ahora ayudo a personas que tienen problemas en los hogares. Les doy mi testimonio, doloroso, porque cuando tú le abres la ventana al enemigo su pretensión es matar, hurtar y destruir, eso que quiso hacer en mi hogar, pero gracias a Dios yo estoy con Dios y mi relación con Él es excelente, he sentido su favor. La famosa canita al aire trae sus consecuencias”.
Cuando le preguntamos cómo es su relación con Dios, y qué tenía para decirle a quienes vieran su entrevista, respondió sin pensarlo:
“No permitas que el enemigo entre a tu casa, busca de Dios, busca primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las cosas vendrán por añadidura, dice la palabra. Pero no separes a Dios de tus propósitos, gracias a Dios hoy echo el cuento, gracias a Dios hoy te estoy diciendo que hay un Dios todo poderoso y de amor, pero también es fuego consumidor. No te compliques, lee la palabra, entiende lo que Dios quiere contigo a través de ella”.
El humorista también aprovechó el espacio en Contadores de Historias para pedirle una vez más perdón a su esposa, Johana, por las lágrimas derramadas en sus épocas de “desobediencia”.
“Aprovecho este momento para decirle nuevamente a mi esposa, perdóname por todas las lágrimas que te hice derramar en los momentos difíciles, porque quien halla esposa halla el bien y por necios y desobedientes pasamos por situaciones difíciles, porque portarse bien es fácil, tú te complicas la vida, pórtese bien… Portarse bien es lo mejor, es ganancia, portándose bien las bendiciones vienen, a través de la desobediencia nosotros abortamos las bendiciones, pero que bueno es cuando uno puede reconocer sus errores y pecados ante Dios y seguir sus caminos”.
Luego, como no podía faltar, nos reímos con los chistes e imitaciones que han conquistado a Barranquilla, Colombia y el mundo, y que podrán ver y escuchar en la entrevista completa en www.contadoresdehistorias.com.co