Tayron Enrique Rodríguez, un hombre que llegó a Colombia en busca de nuevas oportunidades de trabajo que por cuestiones económicas se vio obligado a abandonar Venezuela, empieza un nuevo ciclo en su vida siendo ayudante en un restaurante en el centro de la ciudad de Barranquilla, pero la necesidad de obtener más dinero lo llevó a arriesgarse probando suerte en el transporte público como humorista, y es así como nació “el pupi de quilla”.

“El mundo es de los que se atreven” con esa frase Tayron marcó lo que sería el inicio de cosas nuevas para él, con un micrófono en mano junto a un parlante que lo acompañaba en sus rutas diarias, este venezolano dedicó sus días al humor callejero, alegrando a las personas por medio de chistes urbanos, así el pupi de quilla se ganaba la vida, gracias a las redes sociales su diario vivir se hizo viral en las plataformas digitales y poco a poco fue cogiendo fuerza hasta llegar a ser reconocido como una figura pública entre los ciudadanos.

Un humor con música llevado de la mano con el tema particular de la división social que hay en la capital del Atlántico, le sirvió al pupi para hacer más cotidianos sus cuentos, y de esta manera lograr captar la atención de las personas mientras recorrían las calles de la ciudad.

1
×
¡Bienvenido 👋🏼😃 ! ¿Tienes alguna historia que quieras que contemos?