Mientras los boxeadores se alistan en sus camerinos y calientan minutos antes de saltar al ring para el combate que protagonizarán, en el centro del cuadrilátero siempre está un personaje con una pinta muy particular, una pinta estrambótica, colorida y que cubre sus ojos con lentes oscuros. Ese personaje emociona al público y se acerca a la afición con un lenguaje criollo, la jerga callejera propia del barranquillero, del costeño de a pie y de un momento a otro hace una pausa, toma aire y anuncia que ha llegado el momento del “big, big, big, big…show” y ahí continúan otros minutos más de fama anunciando a los boxeadores que tirarán toda clase de golpes en busca de una bolsa de dinero.

Toda esta parafernalia la hace un hombre que tiene raíces puertorriqueñas pero es un barranquillero cruzado con otros lugares y por eso, cada vez que le preguntan que de dónde es por su pinta bacana, prefiere decir: soy colombiano, lo demás no interesa. Ese es Wilmer Estrada Ponce, más conocido como El big show del Box, cada noche que está en una velada de boxeo, hace sus mejores presentaciones, no todos los días lo hace igual, no es el típico presentador de boxeo con camisa blanca y corbatín negro, como el conocido Michael Buffer, él con la pasión que siente por este deporte quiso darle su sello personal creando así un personaje innovador, sorprendente y captara la mirada de cientos de aficionados al deporte de las narices chatas.

Aunque muchas veces fue duramente criticado, no se dio por vencido. Empezó a buscar la oportunidad en canales regionales, pero al ver que en su propio país no lo apoyaban, el ‘Big Show del Box decidió salir en busca de nuevos caminos en otros países.

A su juicio, los animadores de boxeo en Colombia trabajaron por sus propios estilos pero quedaron acartonados y cuando él decidió romper estos estereotipos en la presentación del box, tuvo que pasar por malos momentos para llegar a lo que es hoy en día, un show total. Junto a juego de luces, artistas y música, el Box se convierte en su espectáculo personal para el deleite de un público.

Wilmer Estrada, el “Big Show del Box”

“Esto es un show, lo complementa la música y las luces. En Estados Unidos la mayoría de famosos ven este deporte, se relajan allí, tú ves a actores y actrices de Hollywood, cantantes, empresarios, y van a disfrutar de esto, que es un show”, comentó.

Así como dice él “de ahí nació esta película” de no ser el típico bigotón con corbata, sino darle un nuevo aire al ring de boxeo. La primera vez que Wilmer Estrada Ponce apareció con su personaje fue en una pelea de campeonato mundial en Barranquilla. Él no sabía como vestirse para la ocasión y le pidió ropa prestada a un amigo, que tenía de todo menos zapatos, pero recordó que tenia unas zapatillas Nike que según el “salen con todo” y con gafas se fue para su primera presentación como El big show del Box.

Desde entonces Wilmer Estrada hace de sus presentaciones algo diferente; un día lo ves rapado, otro día con el cabello morado, con tatuajes, con aretes, con vestidos brillantes; todo esto lo hace por innovar en el box y por darle un show agradable al público.

Este personaje ya tiene 8 años en este espectáculo, 20 peleas de campeonato mundial, está completando el círculo olímpico, presentando los Juegos Bolivarianos, los Juegos Centroamericanos y del Caribe.  Desde hoteles lujosos, hasta en lugares que él no pensó, el Boxeo le ha abierto puertas y nuevas oportunidades, pero el fuerte ha sido en Barranquilla.

Wilmer Estrada

El ‘Big Show’ además de ser un personaje en el ring durante cada velada boxística, dice se declara igualmente un “soldado de Cristo”, y por eso lo grita a los cuatro vientos al iniciar cada presentación, porque considera que con Cristo, es más que vencedor.