Tras vivir diez años en Bogotá, este intérprete y compositor barranquillero, regresó hace siete meses a su tierra para continuar sus proyectos artísticos. Nos contó un poco de su vida y recordó algunas de las primeras canciones que compuso.

Con el afro que lo caracteriza, una camisa manga corta de tela estampada con figuras de colores y con la sonrisa de siempre, Damián aceptó el reto de cantar en toda la esquina de la calle 79 con la carrera 51 en el norte de Barranquilla, teniendo como testigo el monumento de la María Mulata y cientos de personas que pasaban por el lugar en sus vehículos y caminando. En esta oportunidad lo acompañó Óscar Vargas, uno de los muchos músicos venezolanos que por estos tiempos encontramos en cualquier rincón de la arenosa. El caraqueño, con trompeta en mano y al conteo de cuatro soltó las primeras notas de su instrumento y de inmediato con la clave en sus palmas, Damián comenzó a interpretar a capela El Manicero, la legendaria canción cubana creada por Moisés Simons, la cual ha sido adaptada en más de 160 versiones.

Damián Torres, cantante.

Pero en plena esquina el repertorio musical urbano que estaba en ese momento en manos de estos dos artistas, se extendió cuando de la magnífica voz de Damián, salió el primer verso de Ariel, otra exitosa canción, recordada en la voz de Óscar de León.

Ese es Damián, un hombre al que le brota la música por los poros y hasta por los gajos de su cabellera afro.

Hace un alto en el canto y en el diálogo de esquina, comienza a contarnos que hace siete meses regresó a Barranquilla, después de vivir diez años en la ciudad de Bogotá, donde afianzó su carrera artística y musical. Pero como dice el adagio popular, el buen hijo vuelve a casa y llegó con el firme propósito de ser rey en su tierra y de expandir su talento por cada rincón.

Sus primeras composiciones

Damián siempre ha sido un artista que a cualquier escenario que llega muestra su esencia caribe, su sabor caribeño y siempre se inclinó por los ritmos tropicales y con la evolución de su carrera, esos ritmos los ha venido fusionando con los géneros urbanos.

Pero en este trabajo periodístico le preguntamos por sus primeras composiciones y las recordó con mucha alegría.

“Una de mis primeras composiciones se tituló ‘Mi More’ y hay otra canción que compuse que me llevó a ganar un Festi Buga, que mucha gente la conoce como la canción del periodista pero en realidad se llama ‘Una Cita con Dios’ y esta canción hace referencia a la entrevista que yo como periodista le hiciera a Dios si tuviera la oportunidad de tenerlo cara a cara y en realidad es una bella historia en la que yo le pido permiso a San Pedro para que me deje entrar al cielo, hablar con el Señor y preguntarle por qué en este mundo hay tantas diferencias y dificultades y Dios me dice que las respuestas a cada una de mis preguntas, están en su libro, que es la Biblia”

Esa canción parecía que era profética porque si bien en la composición el mensaje estaba dirigido para buscar más a Dios que otras cosas, la vida le puso una prueba muy dura. Tan dura que estuvo cerca de la muerte.

“En el año 2003 estuve bastante enfermo, estuve al borde de la muerte por un cáncer. La enfermedad fue tratada, pero ahí me aferré más a la palabra del Señor, me aferré a Él y sentí que Él metió su mano en este proceso y por eso hoy y todos los días le doy gracias a Dios por la nueva oportunidad que me ha dado para vivir y siempre voy a la fuente de vida que tiene para nosotros, la fuente de oxígeno y de amor que se llama Jesucristo”.

De la mano de Dios y de su hijo Emanuel, de ocho años de edad y quien le inspiró una de sus canciones titulada ‘El amor de mi vida’, Damián continúa con su buena vibra, regalándole buena música a todo el que se encuentra por la calle, porque como él mismo dice, la vida hay que gozarla.

1
×
¡Bienvenido 👋🏼😃 ! ¿Tienes alguna historia que quieras que contemos?