Por: Yohenis Meléndez Solano.

A sus 20 años Luis Carlos Cabeza de Ávila, más conocido como “Luister La Voz” cosecha los frutos de una vida musical que ha trascendido las fronteras de Cartagena de Indias, la ciudad que lo vio crecer. Vivió su infancia en un sector marginado de la ciudad, en las orillas de la vía perimetral, un lugar champetero por excelencia en el que encontró refugio en el deporte y en la música. Y la música fue su pasión desde pequeño.

“Mi papá dice que, aunque él no canta para nada, lo hacía cuando yo estaba en la barriga. Dice que es la ley de la vida, que no sabía por qué lo hacía pero que yo me movía con la música, como marcando el camino de lo que soy hoy”, expresó el artista urbano. Su carrera musical inicia cuando su tío le propone grabar una canción y se lanzan con su primer éxito “Bésame”.

Cuenta que, tras empezar a ser reconocido por su primera canción, que además la compuso él mismo, por su corta edad empezó a tener algunos problemas. La aparente fama, el reconocimiento y el dinero hicieron que se desenfrenara un poco al punto de caer. “Dios me mandó muchas enseñanzas como quiénes eran tus verdaderos amigos cuando caíste y quienes lo son cuando triunfaste”.

Desde el principio el artista se caracterizó por sacar al mercado temas románticos al mejor estilo de la champeta y esta vez estrena su más reciente éxito “Ejemplo de amor” que además de ser nominada a canción del Carnaval 2019 está en el TOP #1 de las canciones más sonadas en las principales emisoras de la Región Caribe.

La joven promesa que vive en Cartagena afirma saber que, aunque la música es un negocio, su interés no está en recibir algo a cambio, sino que lo busca es llevarle a las personas un mensaje bonito, nunca con faltas de respeto y llevando a Dios por delante siempre. “En todas mis canciones le hago el homenaje a él y lo que le aconsejo a todas las personas que le den el momento a Dios y verán que todo cambia”, finalizó el artista.