Con gafas oscuras, sudadera del equipo de sus amores, en un hotel de la ciudad de Barranquilla, uno de los ídolos del Junior se disponía a dar la que seria su primera entrevista, con gafas oscuras y un poco nervioso, José María Pazo se preparaba para hablar un poco de su vida, sus facetas como futbolista y como persona.

Pazo Torres, vallenato de nacimiento y barranquillero de corazón, es el actual entrenador de arqueros del equipo ‘Tiburón’, el mismo cuadro donde debutó en 1990 y desde entonces hace parte de los ídolos ‘rojiblancos’.

Fue campeón tres veces con Junior. En 1964 en torneo nacional y en 1993 y 1995 en primera división. Su paso por el ‘tiburón’ dejo huella, estuvo resguardando el arco por quince años, luego pasó a jugar en Unicosta, equipo en el que duró muy poco tiempo y volvió a su casa por un año.

En el año 2000 José María dio un gran paso, le dio fin a su carrera en el Independiente Medellín, entre nostalgia y felicidad dejó el fútbol que tanto ama para dedicarse a formar guardametas.  Igualmente hizo parte del seleccionado colombiano y vistiendo la camiseta tricolor jugó el mundial de Estados Unidos en 1994 y la Copa América en 1995.

Pazo, recuerda su ciudad natal, porque fue allí donde nació su amor por el fútbol. También recuerda a su familia, amigos y profesores, que también fueron su apoyo.

Una vida

Sus primeros años jugaba en canchas de arena, descalzo sintiendo la sensación en sus pies y el bombeo de su corazón, aunque el ex arquero vallenato desde sus inicios si pensaba ser profesional, nunca llegó a imaginar que haría parte del cuadro barranquillero y mucho menos que sería un ídolo. Mientras que el entrenaba y jugaba entre risas y llantos, sus mayores mentores fueron Carlos ‘papi’ Peña, Orlando Víctor y Hugo Gallego, estos personajes lo inspiraron para llegar donde está hoy en día.

Pazo además de ser futbolista, es padre de dos mujeres y un niño de 12 años que poco a poco ha heredado esa pasión por el fútbol, y lo demuestra jugando como delantero, del cual le hablan y aunque es pequeño ya está en la mira del ‘Chamo’ Serna para jugar con Millonarios.

“Mi hijo jugaba como arquero, pero el bolillo Gómez y Pacho Maturana le dijeron que los delanteros ganaban más plata y desde ahí el no sabe de guantes sino de goles”, agregó Pazo.

Su hijo menor quería seguir sus pasos, ser como su padre, un guardameta de los que volaba y dejaba en el recuerdo las maravillosas atajadas, pero una tarde, Maturana y bolillo Gómez vieron al pequeño con guantes haciendo lo que su papá le enseñaba, como si tuviera un espejo en frente, hacia lo mismo que su mentor. Pero Maturana se le acerco y le dijo que por qué le gustaba tapar y el sin pensarlo dijo que quería ser como su papá, pero ahí le dieron en el talón de Aquiles con solo una frase “los delanteros ganan más plata que los arqueros”, desde ahí el hijo de Jose María no sabe de guantes ni atajadas.

Su debut con Junior

José María Pazo recuerda su debut por las condiciones en las que lo vivió. Jugó lesionado, con un tirón en su pierna izquierda y salió como figura al atajar un penalti en un cuadrangular en Venezuela. Supo demostrar la valentía que cargaba y la ansiedad que inundaba su vida al debutar y exhibir su talento.

Sin embargo, varias veces el cuerpo técnico de Junior trajo como refuerzos a buenos arqueros, pero Pazo siempre trató de ser el mejor. En los entrenamientos y partidos, la pelea directa por la titular fue con Juan Carlos Docabo, un guardameta argentino con muchas cualidades a la hora del juego, pero el vallenatero Pazo siempre se mostró firme en el arco, porque cuando logró la titular dijo “No la suelto más” y así fue.

Tras varios años y varios refuerzos, no lograban que José soltara el arco y entre juego y chance le decían que les diera minutos para poder jugar, pero él decía “Si te doy un cachito te quedas con la vaca y si te doy tiempo te quedas con el año”. Y así fue, hasta su ultimo día en el conjunto barranquillero defendió su arco a capa y espada.

Selección Colombia

Además de haber vestido la casaca tricolor, Pazo fue entrenador de arqueros de la Selección. Lo que aplicó en su vida,  lo enseña para las nuevas generaciones. Dentro de esto entregó un proyecto a la Federación Colombiana de Fútbol para cazar talentos nuevos.

Aunque su paso por la tricolor no fue muy largo, fue significativo. Estaba junto a los más grandes del fútbol colombiano, Pibe Valderrama, Fredy Rincón, el ‘Tino’ Asprilla, entre otros.

Su relación con Carlos Valderrama fue una de las más importantes. Aunque el temperamento del 10 eterno de la selección Colombia era fuerte, Pazo nunca llegó a tener un enfrentamiento con el Pibe, siempre fue su compañero en el terreno de juego y fuera de el.

 

1
×
¡Bienvenido 👋🏼😃 ! ¿Tienes alguna historia que quieras que contemos?